La madre de la bebé fallecida por un ventilador intervendrá en la causa

Caucete 06 de octubre de 2019
Después de su desesperado intento por tener noticias en la Justicia, la mujer que perdió a su bebé de 6 meses se conformará como querellante.
jesus zalazar

El último viernes por la mañana, desesperada y angustiada por los pasillos de Tribunales en busca de algún tipo de respuesta, la madre de la bebé de 6 meses que murió producto de una herida que le provocó el ventilador de techo de su casa, tras un acto negligente de parte de Jesús Zalazar que la alzó y la elevó alto, será parte querellante de la causa que investiga la absurda tragedia ocurrida en Caucete hace casi una semana. 


Según lo adelantó su abogado defensor, en exclusiva a Tiempo de San Juan, este lunes se presentarán en el Quinto Juzgado Correccional como parte querellante en el expediente caratulado como homicidio culposo. Carlos Reiloba, defensor oficial, será quien ampare los derechos y represente a Laura Rosel, la joven madre de la pequeña Yuliana del Valle Sotayan. 

Hasta este momento, la mujer que se mostró afectada por la muerte de su bebé y ofreció un desgarrador relato de lo sucedido todavía no tiene acceso a la causa que se encuentra bajo la instrucción del juez Matías Parrón, quien indagó el mismo viernes al responsable del fallecimiento de Yuliana. 

Una vez que el magistrado apruebe el pedido de ser parte, Reiloba y su representada estarán en condiciones de solicitar medidas para el caso. Como ya lo había manifestado la madre que perdió a su hija, el letrado sostuvo que se opondrán a una excarcelación, si es que el juez se la concede a Zalazar, quien por ahora permanece detenido. 

Entre las frases que Rosel repetía una y otra vez, "no quiero que salga libre, quiero que pague por lo que hizo" fue lo que más claro quedó. Destrozada, como no podría ser de otra manera, la joven caucetera aseguró que no quiere tener ningún tipo de relación con el acusado. "No lo quiero ver más en mi vida", dijo. 

Sobre este mismo aspecto, Reiloba indicó que podrían pedirle al juez una medida de restricción de acercamiento, si el responsable de la tragedia quedara en libertad. 

A pesar de que no haya tenido intención de quitarle la vida, la Justicia es clara en este aspecto y el responsable debe responder por sus acciones. En este tipo de casos, el Código Penal Argentino sostiene en su Artículo 84 que "será reprimido con prisión de uno a cinco años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco a diez años el que por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo causare a otro la muerte".   

Por Luz Ocha

Fuente: Tiempo de San Juan

Te puede interesar