Comunidades Huarpes reclaman sus derechos que sólo son escuchados una vez al año

Caucete 12 de octubre de 2019
El Omta Samay Pachay, Roque Miguel Gil, remarcó el “gran retroceso” en la aplicación de las leyes argentinas. "Nuestras voces son escuchadas pero en una actitud casi folclórica, y pasada la fecha somos olvidados nuevamente”, aseguró.
59670336_2676413922388188_7130806452041547776_n

El Pueblo Nación preexistente Huarpe Pynkanta reclamó la aplicabilidad de las leyes nacionales e internacionales para que se reconozca su derecho a ser educados en su lengua y su cultura ancestral, en conmemoración del 11 de octubre, día que denominan como el último grito de libertad de los pueblos originarios de América.

En diálogo con Télam, el Omta Samay Pachay, Roque Miguel Gil, dijo que el 11 de octubre los originarios sienten una mezcla de “alegrías y tristezas” porque es el día anterior a la conmemoración de la conquista de América, cuando se recuerda el “último grito de libertad” de los originarios.

"Nuestras voces son escuchadas pero en una actitud casi folclórica, y pasada la fecha somos olvidados nuevamente”


“Tenemos alegría”
, afirmó Gil y aclaró que es porque “trabajamos fuertemente en afianzar, esta cultura, esta identidad que nos han dejado nuestros abuelos y porque en octubre, por lo menos folclóricamente, nos llaman de las escuelas, de los medios, hay encuentros, congresos, y nos quedamos sin tiempo para cumplir con todas estas invitaciones".

Contentos también –apuntó- porque se escucha “nuestra voz” y parece que tuviéramos “igualdad, que tuviéramos los mismos derechos”, pero después llega “la cruel realidad” y los originarios nos damos cuenta que esto “fue folclórico, para cumplir con un mandato escolar, para cumplir con una efemérides y disfrutar del feriado que tienen todos".

La tristeza, relató, es ver día a día, como "hay un retroceso en estos 30 años de trabajo, en la lucha por nuestros derechos” y, si bien reconoció, que están avanzando en la recuperación y la visibilización de la cultura ancestral, “no tenemos el apoyo de la institucionalidad, ni de políticas públicas, lo hacemos a pulmón”, tratando de afianzar “estas semillas espirituales” que nos dejaron nuestros ancestros.

El Omta remarcó el “gran retroceso” en la aplicación de las leyes argentinas y en particular en San Luis, San Juan y Mendoza, que están “cada vez mas lejos de acompañarnos” en este proceso de recuperación o mantención, con políticas públicas concretas.

Reclamó una política colectiva en las escuelas, donde señaló que se debiera “tomar conciencia” de la Ley Federal de Educación 26.206 que establece especialmente la modalidad de la educación multicultural bilingüe.


“Está muy bien hecha y es específicamente para Argentina”
, resaltó el dirigente y pidió que funcionarios, ministros, directores de escuela, intendentes y gobernadores se pongan a trabajar en defensa de la “aplicabilidad de la leyes indias y no indias en el territorio”.

Finalmente, el dirigente Huarpe Pynkanta, aclaró que "no solo tenemos que defender la tierra, sino también la educación, la salud, la vida, el planeta, los arboles, los animales".

"Este grito de libertad debe trasladarse a cada día de los 365 días del año, para volver a respirar, y tomar conciencia de la realidad, para sentir ese abrazo que viene de los cuatro puntos cardinales, con el aire y con cada brisa”, concluyó.

Fuente: Télam

Te puede interesar