Difícil transición en Caucete: ¿Gil no quiere reunirse con Rosas?

Caucete 30 de octubre de 2019
La intendente electa Romina Rosas le pidió por escrito al actual encontrarse lo antes posible. La respuesta fue 15 días antes del traspaso
ddc260419-003f02.jpg_2003691501

Como los comicios provinciales se adelantaron de los nacionales, en los casos en los que hubo cambio de gobierno en las Intendencias, implicó una transición de seis meses, la más larga desde 1999. En ese escenario se encuentra Caucete, cuyo jefe comunal, Julián Gil, fue por la reelección, pero perdió ante la concejal peronista Romina Rosas.

Ante compromisos verbales, la intendente electa esperó la invitación para que se diera una reunión entre ambos y sus equipos técnicos para encarar el traspaso, cosa que nunca sucedió. Frente al silencio, pidió un encuentro por escrito, pero Gil le propuso que se juntaran 15 días antes de la entrega del mandato. “El plazo no es suficiente. Es lamentable”, aseguró Rosas.

En cualquier transición es importante el contacto entre los funcionarios salientes y los que ingresarán para que estos últimos tengan toda la información necesaria para saber con qué se encontrarán en la nueva administración. 


Gil desembarcó en el municipio de la mano del frente que por entonces comandaba el senador Roberto Basualdo. A nivel nacional, el intendente jugó con Sergio Massa y desde el balotaje de 2015, se acercó al macrismo, al igual que el basualdismo. En las últimas elecciones participó dentro de la coalición que lideró Marcelo Orrego y tras perder con la concejal, apoyó al presidente electo Alberto Fernández.

Su gestión estuvo cargada de polémicas de todo tipo y la situación no cambió luego de la derrota del 2 de junio. Dio marcha atrás en las designaciones a planta permanente de 67 funcionarios y miembros del plantel político tras la oposición de los trabajadores que tuvieron el respaldo de delegados gremiales. No sólo eso, sino que los ediles opositores deslizaron una posible faena clandestina en el matadero municipal.



La intendente electa resaltó que “nos preocupa el inventario de bienes. Ha habido movilizaciones internas en el municipio y traslado de algunos bienes que son de algunas secretarías. Rumores sobran y necesitamos tener un informe. Estamos velando por el buen uso de los fondos públicos”.


Rosas manifestó que el viernes le propuso por escrito a Gil que se reunieran lo antes posible, con los funcionarios qué el designara, para encarar una “transición ordenada, transparente y prudente”, teniendo en cuenta que están “en un período próximo a la fecha de asunción de las nuevas autoridades”. Sin embargo, la respuesta que recibió del actual jefe comunal fue que ve “conveniente” que los equipos técnicos “puedan reunirse y tomar conocimiento de las actividades de cada área 15 días antes del traspaso”.

La concejal remarcó que no es la respuesta positiva que esperaba y que “me hubiese gustado que nos hubiésemos reunido antes”. Explicó que “aún no tenemos diálogo, el cual es necesario, por la situación económica general, más algunas situaciones particulares que han sucedido en el municipio”. En ese contexto, Rosas hizo hincapié en que “en el marco de una transición de seis meses, que Gil no acepte reunirse es lamentable”.

Fuente y foto: Diario de Cuyo

Te puede interesar