Quedaron detenidas por intentar sobornar a la jueza de Paz

Policiales Caucete 26 de noviembre de 2019
La doctora jueza de Paz de Caucete, Luciana Salvá, contó el trasfondo del conflicto con las dos mujeres que quedaron detenidas por amenazas y cohecho.
multimedia.normal.b14b406b2cb92931.576861747341707020496d61676520323031392d30382d33312061742031322e5f6e6f726d616c2e6a706567

El último viernes, en el Juzgado de Paz de Caucete, dos mujeres protagonizaron disturbios en el lugar y cayeron detenidas luego de amenazar e intentar sobornar a la jueza Luciana Salvá, quien radicó la denuncia en la Comisaría 9na y, como consecuencia, se les abrieron causas en la Justicia Penal. 

Según explicó la misma magistrado a Tiempo de San Juan, todo comenzó después de que le comunicó a la joven madre -que estaba acompañada por su abuela- que había una sentencia del Juzgado de Familia y no era grata para su sorpresa: habían confirmado la tenencia de sus hijos en favor del padre. 


"Estaba programada una audiencia con las partes, pero el escrito que presentó el abogado del hombre apellidado Acuña a minutos de la reunión era la resolución judicial. Entonces, cuando bajé a comunicarle a Fernández (la madre) que se suspendía lo previsto por la decisión, se molestó", explica Salvá.

En ese instante y sin comprender que la determinación no había sido suya, cuenta que la muchacha y sus familiares la cuestionaron y la amenazaron en la mesa de entrada de la oficina. El intercambio con ánimos exacerbados prosiguió hasta que una de las mujeres que acompañaba a la implicada sacó dinero de su cartera y lo revoleó en su cara diciendo: "¿Cuánto querés para cambiar la sentencia?".

Personal de seguridad del juzgado se hizo presente y retuvo a las agresoras que fueron trasladadas a la dependencia policial en calidad de demoradas por los disturbios que generaron. Al haber encarnado una contravención al Código de Faltas, habrían sido liberadas en el transcurso del fin de semana. Sin embargo, la jueza decidió radicar la denuncia por amenazas y cohecho ante la peligrosidad del caso y, por ello, el juez correccional de turno ordenó la detención de las mujeres. 

Una causa, la de amenazas, cursa en el Cuarto Juzgado Correccional mientras que la otra, la de intento de soborno, marcha en el Segundo Juzgado de Instrucción. 

Fuente: Tiempo de San Juan


 

 

Te puede interesar