El Bastón El Bastón

La abuela nuevejulina que atiende un comedor al que asisten 71 niños

María Altamirano tiene 61 años asiste a los chicos con un plato de comida y solicita ayuda para continuar con su noble labor.

9 de Julio 08/05/2021 Alejandra Chavez Alejandra Chavez
ebe68295-5235-4b18-add9-f84d36110423

María Altamirano tiene 61 años, tuvo siete hijos, dos de ellos fallecieron, y quedó viuda cuando era muy joven para soportar tanto dolor. A pesar de todo, debió salir adelante por su familia y se dedicó a trabajar en el campo, en la calle, como vendedora de ropa y hasta tuvo un quiosco. Actualmente es pensionada y en su casa de Las Chacritas tiene un comedor.

La abuela de cinco nietos, cuenta que recibe 71 chicos: “Mi madre nunca me hizo faltar nada, yo tampoco a mis hijos, pero hay mucha necesidad y muchos chicos a los que un plato de comida les viene bien”, manifestó en su charla con EL BASTÓN.

La mujer sustenta con recursos propios el comedor y hay días en que la situación se hace insostenible. La señora explica: “El miércoles no pudimos hacer de comer, no tenía nada, fue muy triste. Los chicos pasaban y me miraban, ellos esperan”.

d3c5602f-356d-405c-bb9f-8b0afffe4cf0

El comedor en la casa de María funciona lunes, miércoles y viernes. Ella cuenta que empieza muy temprano la jornada: “Me levanto a las seis y media, preparo mates y comienzo a picar la verdura, a hacer el fuego y a las 12hs ya está la comida lista para que los que van a la escuela y los que llegan de cursar”. El menú que allí brindan consiste en polenta con tuco, tallarines, sopa o guisos. “Me gustaría darles pizza un día, aunque es complicado, no me da el bolsillo“, expresó María.

Ella muestra un particular compromiso con los más pequeño: “No sé qué dice la gente de lo que hago. Soy poco sociable. Yo trato con los chicos, lo que piensen ellos es lo importante. Yo me dedico a ellos y amo a los chicos", aseguró. "El cariño es lo que hace mejor a los niños”, agregó emocionada.

552428ea-d870-4d20-954d-26cf17dc7788

El comedor necesita ayuda para continuar, María explicó: “Tengo un sólo tacho y cuesta hacer de comer. Toda la ayuda que me puedan brindar sirve, yo no tengo mucho". Por otro lado, afirmó que "ya tuve en otra oportunidad un comedor porque me dedico a los niños, los trato cariñosamente o les hago un chiste. La ternura es gratis y no cuesta nada dárselo a alguien”.

A pesar de las dificultades, la abuela no se rinde y confía en que puede seguir con tan noble proyecto. Para ayudar a María pueden dirigirse a su casa en el Loteo Municipal, manzana I, casa 18 en Las Chacritas o comunicarse a los números 2644561868 o 264 6738447.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias