El Bastón El Bastón

Últimas noticias

"Octubre y las críticas a una celebración con mucha historia detrás"

El escritor caucetero Axel Cataldo dirigió una carta a la comunidad, profundizando sobre el origen de la celebración de Halloween y los motivos para dejar de lado el prejuicio.

Caucete 31/10/2021
7fa68b14-e013-4dc5-9e86-458c0f44ec1e

Para el resto de países octubre es un mes importante, uno de los favoritos por su gran celebración: Halloween.  Sin embargo, para nosotros que vivimos en este lado del mundo, aquellos que celebramos esta festividad somos etiquetados por la gente desinformada, siendo llamados desde "vende patrias" (aun cuando las mayorías de las cosas que utilizamos y consumimos no son de nuestro país) hasta ser demonizados, tratando la celebración como algo diabólico… cuando el origen de la misma tiene de mano la intervención de la misma iglesia para su creación.

Recuerdo que en el departamento hace años se realizó una protesta para evitar la celebración de la misma e incluso yo al asistir a un colegio católico, me saturaban los oídos con sus comentarios al respecto, por eso, en el día de hoy vengo a explicar la historia detrás de la gran festividad de octubre que como cualquier otra (navidad, año nuevo) merece cierto reconocimiento histórico.

Comencemos explicando lo básico de la actual celebración, que en pocas palabras, se trata de salir a pedir caramelos casa por casa usando algún disfraz aterrador o celebrando en algún lugar de manera similar, pero créanme que su origen es muchísimo más profundo.

Primero que nada, voy a explicarles de dónde viene esto de pedir algo dulce. Nos remonta a la época medieval, donde se creía que se podía ayudar a las almas que estaban en el purgatorio a salir de ahí si se rezaba por ellos en el día de los difuntos ( si, es un origen cristiano). Es así como la gente comenzó a ofrecer rezos casa por casa ,y al ser en épocas donde faltaba la comida, a cambio de estos rezos las familias de los difuntos les entregaban una comida típica de la época.

Otro de los iconos actuales de la celebración es la famosa calabaza tallada con una vela encendida dentro ¿De dónde proviene esto? Pues este punto también es merecedor de otra increíble leyenda antigua llamada “Stingy Jack” (“Jack el tacaño”) que habla de cómo un irlandés que le encantaba beber, logró engañar al diablo con su astucia, pues cuando este apareció para llevarse su alma, el tacaño Jack le pidió una última voluntad… la cual era pedirle al demonio que se convirtiera en una moneda para poder pagar una deuda antes de partir.

El diablo aceptó pero no contaba con que Jack no dejaría que él se llevara su alma tan fácil, por lo cual guardaría al diablo (ahora convertido en moneda) en su bolsillo, donde tenía una cruz de plata, y la única manera de poder escapar de ahí para el diablo fue proponerle a Jack dejarle conservar su alma si lo dejaba salir, con la condición de que dentro de diez años él volvería a cobrar su dichoso premio.

Diez años más tarde el demonio y él se reunirían como lo habían planeado, pero nuevamente Jack le pidió un último deseo, el cual era pedirle al diablo en persona que le bajara una manzana del árbol que estaba a su costado, este aceptaría pero nuevamente le tendería una trampa.

Por ahí se dice que fueron crucifijos, otros dicen que talló una cruz en el árbol, la cosa aquí es que el diablo no podía bajar del mismo y Jack aprovechó para ofrécele un trato: la única manera de dejarlo ir era si nunca más volvía por él y al diablo no le quedó otra opción, aceptando su petición.

Con el tiempo el tacaño Jack moriría, pero al llegar al cielo, San Pedro no le dejaría entrar debido a su pecaminosa vida. He ahí el problema, pues el diablo tampoco podía tener su alma, por lo cual Jack quedaría condenado a vagar como un espíritu por la eternidad en la tierra. Se dice que el mismo diablo le daría un carbón encendido que nunca se apagaba del mismísimo infierno, para que este pudiera ver el camino de vuelta a la tierra, pues era frío y oscuro. Entonces con el carbón y junto con un nabo (hortaliza) fabricó una linterna para alumbrar su camino, creándose así la Jack-o’-lanterns, un icono proveniente de una leyenda antigua y muy buena.

La mayoría de los argentinos que critica la festividad, menciona que no podemos celebrar algo creado por estadounidenses, cuando en realidad... el origen de la misma  no proviene del dichoso país norteamericano, sino de una festividad llamada “Samhain” (que en gaélico significa “el fin del verano”) de los pueblos celtas que habitaban Europa a.C. quienes al tener un calendario basado en la luna y el sol, dividían el año en dos partes: la mitad clara en la cual podían disfrutar de sus cosechas y por su contraparte la parte oscura, donde tenían que aguantar el invierno y evitar no morir de hambre. Vale aclarar que esta dualidad se ha mencionado mucho en la ficción a lo largo del tiempo.

Se cree que esta celebración marcaba el comienzo de año nuevo, viéndose así la fuerte transición entre las dos partes anteriormente mencionadas. Samhain era una celebración que duraba varios días en noviembre (no se sabe a ciencia cierta cuando, debido a la diferencia entre nuestro calendario y el suyo) en esta festividad se agradecía por la cosecha veraniega, y aquí hay un punto importante que aún persiste en las variantes actuales de la festividad, pues se creía que el límite entre nuestro mundo y el otro se adelgazaba, dejando que  las almas perdidas cruzaran el firmamento desesperadas por volver a casa, era una noche para recordar a los muertos, pues estos podían reencontrarse con sus familiares, pero así como estos fantasmas familiares volvían a la tierra de los vivos, se creía que aquellas almas malignas y seres oscuros también podían hacerlo, por lo cual, así como dejaban ofrendas para sus familiares, también prendían grandes fogatas y se disfrazaban de una manera aterradora para poder ahuyentar a estos seres malignos.

Por otro lado en la historia tenemos a los romanos, quienes eran totalmente paganos (adoradores de “dioses falsos” dicho así desde la perspectiva de alguna de las tres religiones monoteístas como el cristianismo, judaísmo e islam).

Si bien los romanos tenían varias celebraciones similares como lo son la Parentalia, Feralia y Caristia (o Cara Cognatio), todas ellas dedicadas a la memoria de los muertos, una de ellas mayormente relacionada con el tema del que les hablo, esta era la llamada “Lemuria” o “Lemuralia” que viene de la mitología romana. Las larvae o lémures, para los romanos, eran considerados unos espíritus de los muertos que habían vivido una vida miserable y que vagaban para atormentar a los vivos. Se considera que los lemures, a los que se les representa como esqueletos, erraban por los viñedos, los pozos y las estancias del hogar molestando y asustando a todo ser vivo.

Se podría decir que eran la versión maligna de los lares, quienes son espíritus de los antepasados, los cuales eran considerados los protectores del hogar. En este punto de la historia la iglesia toma un papel importante, pues en busca de conseguir una mejor colonización, se les ocurrió tomar las celebraciones paganas y darles un sentido propio de su religión en busca de convertir a los paganos en cristianos, arrasando con todas sus creencias y leyendas.

Así entonces, la celebración conocida como “Lemuria” fue tomada por la iglesia y fue convertida en “All hallows eve” que del inglés sería " Víspera de todos los santos". Luego, cuando se quiso instaurar a la fuerza este cristianismo en los pueblos celtas para finalmente colonizarlos, se encontraron con la celebración “Samhain” antes mencionada. Logrando que el papa de ese entonces (Gregorio III) cambiara la fecha de “All Hallows eve” del 13 de mayo al primero de noviembre, en búsqueda de tapar y tomar esa otra celebración pagana. Luego, el papa Gregorio IV, ordenaría que el 31 de octubre sea nombrado el “All hallows evening” que luego volvería al nombre tradicional y con el tiempo obtendría el nombre que se conoce hasta el día de hoy: Halloween.  ALL HALLOWS EVE -  HALLOWEEN  (nótese la similitud).

Y así como cambió su nombre con el tiempo, en el siglo XIX, llegaría la historia junto con los inmigrantes irlandeses y escoceses finalmente a Estados Unidos, por lo cual no es una celebración nacida como tal en el territorio estadounidense, sino la suma de muchas celebraciones, de mucha  historia, leyendas y creencias que marcarían ciertas mentes de su época.  

Durante la segunda mitad de 1800, estos irlandeses migraron a EE.UU para huir de la hambruna de la papa de 1846. Esta nueva influencia cultural trajo consigo una mezcla de tradiciones irlandesas e inglesas, naciendo así una cultura basada en unir a la comunidad y pasarla bien, fue ahí que en EE.UU comenzaron a realizar fiestas para niños enfocadas en disfraces, dulces y comida, lo que conocemos actualmente como la celebración.

Ya en los 30s y 40s, los orígenes de Halloween se habían deformado completamente y se creó una tradición enfocada en pasarla bien y enfocado al luto por la pérdida de los seres queridos. Incluso la leyenda del tacaño Jack había cambiado a conveniencia de los estadounidenses, cambiando el nabo de la historia por la mítica calabaza que conocemos actualmente como icono de la celebración, esto debido a que por esas épocas en Norteamérica había un excedente de calabazas, por lo cual  sería eso lo que utilizarían en lugar de nabos para alejar el diablo como decía la historia original.

Asique, le hablo a la comunidad para que deje de desinformar o crear teorías diabólicas al respecto de una celebración que tiene una rica historia de la humanidad detrás, es como cualquier otra y puede ser tomada de muchas formas, si quieren pasar un rato de disfraces y dulce terror los animo a celebrarla, incluso si quieren enfocar el día en aquellos que nos abandonaron en el camino.

No hay peor terror,  que el terror del desconocimiento y la sugestión que ponemos en la mente del resto. Feliz octubre, feliz Halloween, All hallows eve, Samhain, Lemuria o como prefieran llamarlo.

Axel Braian Cataldo Loza [Axel C.L]
Escritor.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias