El Bastón El Bastón

Sportivo Del Carril es el nuevo monarca del fútbol Caucetero Sanmartiniano

Tras ganar la ida en casa 1 a 0, el Azul empató en 1 en Pozo de los Algarrobos con Maurín y se quedó con el cetro de campeón. En Reserva, los pibes del "azul y oro" levantaron la copa ante San Isidro luego de quedar empatada la serie y definir desde el punto penal.

Deportes - DESDE EL TABLÓN 30 de diciembre de 2021 Enzo Polvirente Enzo Polvirente
8b69b7df-9d4f-4fb8-b6dc-6816c9bee5fb

Una tarde de pura emoción se vivió en la cancha del Club Maurín, anfitrión de la definición del título de Primera y Reserva de la Liga Caucetera-Sanmartiniana, codiciado galardón que desde el inicio de la competencia 12 equipos buscaban y que solo dos tuvieron el privilegio de llegar hasta el último juego.

Para ir en orden cronológico de lo que sucedió en el verde rectángulo de Pozo de los Algarrobos, las 16hs fue el momento en que los pibes de la vieja 'cuarta división' del local y los de San Isidro se disputaban su sueño mayor. La ida quedó en cero, dejando todo abierto. Lamentablemente en este deporte solo hay un ganador (porque ambos se lo merecían) y esos fueron los chicos de Maurín que, tras igualar 1 a 1, ganaron la serie de penales por 4 a 1.

El plato fuerte, la final del fútbol grande de Caucete y San Martín, comenzó con el pitazo del árbitro minutos después de las 18hs y con todos los ojos del futboleros en el estadio de la calle Colón. El primer chico había sido para Sportivo Del Carril (1 por 0) con el tanto de su capitán Fernando Salina; resultado bueno pero sabiendo que era corto por el nivel de rival que tenían en frente. Maurín, en su propia casa, con su gente, y con la presión de dos finales consecutivas en las que no se le dio, querían dar vuelta el marcador para dar, al fin, un grito de campeón que venía ahogándose por un buen tiempo.

Los primeros 45 minutos se iban, envueltos entre nerviosismo y tensión, normal en una instancia como la que se disputaba, hasta que a los 33' el colegiado pitó falta en el área de la visita: penal para Maurín. El encargado de agarrar ese balón que quemaba fue su capitán, Sebastián Castro. Con autoridad, anotó desde los doce pasos e igualó la serie y dejó aún más vibrante la definición, con una labor dura de los técnicos en el entretiempo sabiendo que todo se definía en la segunda mitad. Y así sería.

02d9cb29-3112-469d-bac8-c17ae6712f0d

Como lo fue el 1er tiempo, así se desarrolló el 2do, tan parecido que el gol que encaminó el destino para ambas camisetas cayó faltando 5 minutos para que se cumpliera el tiempo regular. ¿El autor? El número 6. Ezequiel Pereyra convirtió el gol del campeonato para Sportivo, gritado con el alma por todos los Azules en el lugar y aquellos desde casa que escuchaban el relato por radio. Se adicionaron 7 minutos, para que todos los presentes lo afrontaran con el corazón el boca. Pero no fue suficiente para que Maurín pudiera evitar lo que se vendría. Del Carril se consagraba campeón de nuestro futbol después de 6 años (Clausura 2015), y el seis parece el de la suerte para el conjunto sanmartiniano ya que se trata de su sexto título en su palmarés.

El Club Maurín se quedó en las puertas otra vez. Duele ser segundo, pero siempre con la cabeza en alto porque aunque no corone es claramente uno de los mejores de la liga local por su constancia y trabajo.

El miércoles a la tarde no solo ganaron dos equipos, sino el deporte mismo, y es que los cuatro planteles mostraron caballerosidad ante la derrota y la victoria, el espíritu que enaltece a la redonda, y eso vale más que cualquier trofeo. Felicidades y que viva el fútbol, mucho más el Caucetero-Sanmartiniano.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias