El Bastón El Bastón

Por y para San Expedito: la increíble imagen de siete metros hecha por un devoto

La devoción de un caucetero, hizo que con mucho sacrificio, inversión de tiempo y contagiando de fe a sus vecinos, pudiera cumplir con una promesa que es el gran atractivo turístico del paraje de Bermejo.

Caucete 19/04/2022 Alejandra Chavez Alejandra Chavez
san expedito

La noche del lunes 18, el paraje San Expedito ya luce distinto. Luce diferente a los dos últimos años que pasaron, con restricciones por coronavirus. Este año los visitantes se agolparon para cumplir con las promesas pendientes al santo de las causas justas y urgentes.

Las ofrendas son diversas y llamativas, pero este año hay una que se roba la atención de todos. Se trata de la escultura que realizó don Mauricio “Cacho” Herrera. La misma está ubicada en la galería en la que el hombre de 46 años vende productos regionales. ‘Cacho’, como lo conocen los lugareños, se convirtió en una celebridad. No es para menos, con el sudor de su frente, la ayuda de vecinos y turistas, y un sacrificio económico y de tiempo, construyó un San Expedito de casi siete metros de altura.

“Fue una idea familiar, lo construí de hormigón, por partes. También tiene hierro, botellas de plástico y palos, está soldado, bien armado. La municipalidad de Caucete me ayudo con ocho bolsas de porla. En total use 24, que compre yo, junto al hierro. La pintura me la donó un creyente de Buenos Aires, y la capa, una chica de Mendoza. Ellos vienen permanentes, son muy devotos. Vieron la imagen y quisieron colaborar”, dice Mauricio en una charla con El Bastón.

  La obra finalizada asombró, pero el primer sorprendido fue Herrera, “Cuando lo empecé a armar no me daban mucha bolilla, pero creo que los vecinos entienden que es para beneficio de todos. No lo puedo creer, me siento orgulloso de hacer algo por el pueblo. Nosotros estamos agradecidos por la fuente de trabajo que tenemos gracias a San Expedito. Lo hice para que vengan más turistas, para que vean algo distinto, no queremos ser un pueblo olvidado” comenta Herrera.

El hombre es casado, tiene cuatro hijos adolescentes y un niño aún más pequeño, a los que le gustaría ver crecer en Bermejo, cómo lo hizo él, pero con más oportunidades desarrolladas en base al turismo “Me encantaría que haya más cosas, más servicio y un comedor” expresa ‘cacho’ con la esperanza de un futuro mejor.

El 19 de abril, día que la iglesia católica recuerda a San Expedito, muchos turistas se retrataran con la imagen que fue iluminada, decorada con jarrones y banco por el municipio. Además, Mauricio espera que sea visitada y bendecida por un sacerdote, espera que este sea el principio de algo bueno. Por ahora recibió cientos de elogios y el reconocimiento de las personas más importantes para él: su familia.

 “Que la gente siga creyendo en San Expedito, es muy milagroso” dice Mauricio, quién construyó la llamativa imagen de la que habla todo San Juan. Entonces, Cómo no creer en los milagros, en que la fe mueve montañas y hace de los hombres saquen su mejor versión.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias