El Bastón El Bastón

Artémides Zatti, el enfermero argentino que será proclamado santo por el Papa Francisco

La canonización se realizará el próximo domingo en el Vaticano. Será el tercer santo argentino y el primero no religioso: qué milagro se le atribuye.

Nacionales 06 de octubre de 2022
GCGV4XFM7VAKHCBLOGKFJBLIRA

El papa Francisco canonizará el domingo próximo a Artémides Zatti, quien se convertirá en el tercer santo argentino y el primero no religioso, ya que perteneció a la comunidad salesiana pero se desempeñaba como enfermero en las ciudades de Viedma, provincia de Río Negro, y Carmen de Patagones (Buenos Aires) a principios del siglo pasado.

La ceremonia de canonización del Patrono de la ciudad de Viedma se realizará en el Vaticano a las 5 -hora argentina- y estará presidida por el Sumo Pontífice. A la misma, además, asistirá una delegación de sacerdotes salesianos del centro y sur del país, según informa la agencia Télam.

Artémides Zatti será el primer santo “no religioso” debido a que sólo perteneció a la comunidad salesiana, donde llegó a ser “Salesiano Coadjutor”. El llamado “enfermero de los pobres” viajaba a bordo de su bicicleta a los lugares más alejados de Viedma y Carmen de Patagones para curar a los enfermos casa por casa.

Quién fue Artémides Zatti y qué milagro se le atribuye

Zatti se convertirá el próximo domingo en el tercer santo argentino. El primero fue Héctor Baldiviezo, quien desempeñó su sacerdocio en la ciudad de Buenos Aires, y el segundo José Gabriel Brochero, quien lo hizo en la provincia de Córdoba.

STUDRJIQ4JEBLD2HFGGK53GOMY

El beato ítalo-argentino fue hijo de una familia que del norte de Italia emigró a la Argentina y se radicó en la ciudad de Viedma.

Con apenas 20 años, su fuerte vocación lo motivó a ingresar en la familia salesiana. Una grave congestión pulmonar ocasionada por la tuberculosis que contrajo cuidando a un sacerdote le impidió participar de la ceremonia de graduación y recibir el hábito sacerdotal.

Trasladado, por esa circunstancia al hospital de Viedma Artémides aceptó su enfermedad y se puso en manos de la Virgen María Auxiliadora. El capellán del establecimiento y su superior le dijo: “Si Ella te cura, te invito a que te dediques durante toda tu vida a estos enfermos”.

Artémides creyó en el auxilio de María, prometió dedicarse a los enfermos, se curó y cumplió con su promesa aceptando renunciar al sacerdocio. Se consagró a los enfermos, al mantenimiento y administración del Hospital.

Se ha dicho que “la mejor medicina que suministraba era él mismo con su actitud, las bromas, la alegría, el cariño. No solo quería administrar medicamentos, sino ayudar a los pacientes a ver en su situación un signo de la voluntad de Dios”.

En esa ocasión Carlos Bossio, ahora director de la Casa Salesiana de la localidad cordobesa de Colonia Vignaud , tuvo una septicemia y los médicos no esperaban que sobreviviera a dicha enfermedad. Los familiares elevaron plegarias a Zatti y Bossio se curó “de un día para el otro”, de acuerdo al testimonio del religioso durante una conferencia de prensa realizada hoy en la sede educativa salesiana del barrio porteño de Almagro.

El 14 de abril del 2002, el papa Juan Pablo II proclamó a Zatti como beato de la Iglesia Católica.

Te puede interesar

Lo más visto

Boletín de noticias