Desgracia en 25 de Mayo: Habló el papá de la nena fallecida

San Juan 10 de noviembre de 2018
"Le apretamos la pancita y le pegamos en la espalda, pero no pudimos salvarla", lo dijo entre lágrimas el papá de la nena de 9 años que perdió la vida en 25 de Mayo ahogada con un chicle bolita.
ddc101118-010f01.jpg_792370018

De un momento a otro, la puerta de la cocina se abrió con violencia. Eran las 22.30 del pasado jueves. Tamara del Valle Santana (9) entró desesperada. Había estado jugando con sus vecinitas en la vereda de su casa cuando se ahogó con un chicle bolita que había comprado minutos antes en un kiosco de su barrio, el Algarrobo Verde, en Santa Rosa, 25 de Mayo. Sus padres y su única hermana, de 16 años, al principio les costaba entender lo que le estaba pasando. "Entró corriendo, estaba desesperada. Corría a la vuelta de la mesa mientras se señalaba la boca, no paraba de agitar los brazos. Ahí nos dimos cuenta que no podía respirar. Fue terrible todo", dijo ayer Oscar Alcaraz, padre de la pequeña.

El hombre comentó que hicieron de todo para intentar liberarle la obstrucción, pero lamentablemente los intentos fueron en vano. "Yo le metía los dedos pero no podía agarrar el chicle, se me resbalaba. La boca le sangraba entera. También le apretamos la pancita y le pegamos en la espalda, pero no pudimos salvarla", relató entre lágrimas.

Para ese entonces los gritos de desesperación ya habían acaparado la atención de los vecinos y varios se habían acercado para tratar de ayudar. Uno de ellos puso su auto y la llevaron hasta la sala de primeros auxilios del departamento, donde finalmente le pudieron sacar la golosina, pero no pudieron nada más porque pasó varios minutos sin respirar. Los médicos le continuaban realizando tareas de reanimación mientras la trasladaban en ambulancia al Hospital Rawson, pero en el camino, pasada la medianoche, todos los esfuerzos fueron vanos y Tamara, que iba a 3er grado de la Escuela Provincia de San Juan, falleció. 

Al parecer, según lo que sus amiguitas contaron a la familia, la tragedia se desencadenó cuando Tamara, jugando, saltó y a la vez quiso gritar. El chicle de inmediato se coló en su tráquea e impidió que pudiera seguir ingresando aire a sus pulmones.

El cuerpo de la nena fue trasladado a la Morgue Judicial para que se le hiciera la correspondiente autopsia.

Ayer el papá de la nena estaba sumergido en el peor de los dolores, según sus propias palabras. "Amorosa, una princesa, era mi vida. Era la que me ayudaba en los trabajos de albañil. Ya está, para qué seguir", dijo resignado.

ddc101118-010f02.jpg_2088655433

Fuente: Diario de Cuyo